miércoles, 14 de junio de 2017

El Devoradioses



Thur´thogsha, el Coloso de Fuego, ha extendido el caos por la superficie desde que los drows lo llevaron hasta allí.
Ha tomado El Pedestal del Coloso, Arenas de Fuego y finalmente Tierra de Adeptos. Nadie ha podido impedírselo, ni siquiera el Hijo de la Diosa, que ha sido aplastado por él en dos ocasiones y cuanto más tiempo pasa, más Vástagos de Fuego crea maldiciendo a los mortales que tienen la mala suerte de estar en su camino. Sanpura, rey de Hícatriz, las Diez Familias de La Torre y Granda Fera´Pugno, Emperador de Ocaso han de formar una alianza para poder matarlo antes de que arrase toda la superficie. 
Y todo esto con la amenaza silenciosa de Temis, la diosa encerrada que amenaza con salir en cualquier momento.
La única esperanza que tienen todos es el Hijo de la Diosa, aquel que las tres cuentasuertes de Granda Fera´Pugno vieron matar al coloso, pero éste ha sido engañado por Cibeles y ahora se halla inmerso en una lucha intestina contra el hecatónquiro, la bestia que privó de cordura al Voranto y lo convirtió en un monstruo.
He aquí el final de la primera leyenda de las nueve que conformarán "Leyendas de los 9 Reinos", la leyenda de "El Devoradioses".




Cinco años, que se dice pronto, es lo que me ha llevado terminar la primera de las nueve leyendas. Un año por libro.
¿Es mucho tiempo? ¿Poco? A saber, todo es bastante relativo pero sí que puedo afirmar con rotundidad es que estoy muy satisfecho con el resultado final.

El Devoradioses es el más corto de los cuatro libros, más cercano en duración a El Esclavo 3-8-4, tiene un total de 560 páginas, y de ahora en adelante, esto será lo habitual. Los anteriores me quedaron más largos de lo que debería.




Este último libro es el que más quebraderos de cabeza me ha dado, la verdad, por eso de poner fin a la historia de forma sólida, conectar distintas partes y abrir nuevos vínculos con otras historias que daré a luz en el futuro. He escrito y reescrito mucho, demasiado tal vez, pero el resultado es tal y como quería.
Mi propósito con cada leyenda es que cada personaje que adquiera este título sea merecedor de él, para ello, uno no puede contar por encima una historia, no, tiene que ser meticuloso y que su historia tenga mil detalles que los conecten con el mundo que les rodean. Quiero que de aquí a unos años, cuando uno piense en Regit recuerde todos los detalles que le han hecho tan grande, no un par de batallas y la admiración del pueblo. No sé si lo habré conseguido, pero sí estoy seguro de que no me ha quedado una historia superficial donde los hechos ocurren un poco porque sí.

“La leyenda del Devoradioses” ha sido mi historia debut con la que he aprendido mucho, han sido cinco años, como ya he dicho y más de tres mil páginas, más que suficiente como para saber si quiero seguir en este difícil mundillo del escritor español, pero sí, quiero seguir. Después de tanto tiempo y esfuerzo puedo decir sin vacilar que esta es mi vocación y quiero terminar este proyecto que me llevará todo lo que me queda de vida.

¿Qué haré de ahora en adelante? Para empezar, haré la historia de origen de la saga, titulada “Titanomaquia”, que ya está empezada y tal vez esté para finales de año, o eso me gustaría. Luego hacer dos o tres historias cortas e independientes de la saga para cambiar de aires y volver con la segunda leyenda, la cual no tengo claro si será la del “Deicida” o la del “El redivivo rojo”. Títulos aún por confirmar.

De ahora en adelante, eso sí, haré que los libros sean más cortos, aunque esto suponga que la próxima leyenda tenga ocho libros en lugar de cuatro. Sinceramente, me parece mejor en todos los sentidos sacar dos o tres libros al año en lugar de uno.




Y eso es todo, intentaré actualizar el blog alguna que otra vez durante el verano para hablar de mis futuros proyectos, pero no prometo nada, puesto que me da una pereza horrible ponerme a escribir aquí cuando puedo escribir un par de páginas más del siguiente libro, pero lo intentaré.


No hay comentarios:

Publicar un comentario